Virgilio Decán, “Aly Khan”, un ícono de la narración hípica, será homenajeado con un clásico Grado 1 este domingo

Virgilio Decán, “Aly Khan”, un ícono de la narración hípica, será homenajeado con un clásico Grado 1 este domingo

Desde la hipica.cl nos llega esta hermosa biografía de quizás el mejor narrador hípico venezolano de todos los tiempos Aly Khan

Una trayectoria de más de 50 años en Radio y TV, y una conducta ciudadana ejemplar, convirtió a este personaje de origen humilde en un símbolo del deporte más popular durante muchos en Venezuela: las carreras de caballos

En el mundo del deporte, cada disciplina tiene figuras que sobresalen y que generan un vínculo especial con los seguidores de esa actividad. En juegos de equipo, como el fútbol, quizás un delantero como Messi; en deporte individual, como el tennis, Federer y Nadal son capaces de marcar toda una era, y a ellos se suma Djokovic para extenderla.

Pero en el hipismo, ese vínculo con la afición tiene más de un protagonista. Una actividad generosa como es esta fija en la memoria -y en la historia- las hazañas logradas por los más excepcionales purasangres, que son por supuesto los actores principales del espectáculo. Y están en permanente renovación, porque cada año surge una nueva camada que mantiene siempre la novedad. Pero no son los nobles finasangres los únicos. Jinetes y entrenadores desarrollan carreras que se extienden a lo largo de décadas generalmente, y también dejan huella de admiración.

Y, en casos muy especiales, un narrador -o relator, como quiera llamarse- de carreras puede convertirse en todo un ícono y hacerse parte del espectáculo mismo gracias a su manera de transmitir la emoción de una carrera de caballos y aportar un toque particular que finalmente vincula su voz a los grandes momentos de la historia del deporte hípico. Ese es el caso de un narrador venezolano, Virgilio Decán, un personaje querido y muy ejemplar en el país, quien este próximo domingo será homenajeado en el hipódromo La Rinconada con un clásico Grado 1 en su honor, segunda edición de una carrera inaugurada en 2019 siendo un Grado 3 y que ahora da un imprevisto salto de categoría. Merecidamente, porque sus narraciones exaltan como pocas la magia que se puede sentir en una carrera de caballos para hacerla perdurable en el tiempo.

En Venezuela el estilo de narrar o relatar carreras ha sido importante para el desarrollo general de la industria, y no es poco decir en un país en el que llegó a ser esta actividad el deporte más popular, lo cual se reflejaba en enormes recaudaciones de apuestas y premios en las carreras que competían con los mejores a escala mundial. Para dar un ejemplo, a comienzos de los años 80 en el 5y6 (Pick6) promovía participación de más de 1,4 millones de personas en un domingo y recaudaba en apuestas sobre los 7 millones de dólares. Y “Aly Khan” -como se le conocía- no fue solo el mejor narrador a lo largo de más de 50 años de carrera en radio y televisión. Fue también el fundador de una escuela sin aula que formó, directa o indirectamente, a muchos que se encargaron de mantener en alza la difusión del hipismo en el país. Y todo lo hizo siguiendo pautas muy rigurosas en lo que se refiere al manejo del lenguaje, la dicción y correcta pronunciación de los nombres de los purasangres, que pueden ser muy variados y mezclar nombres autóctonos y en alto grado utilizando recursos del inglés y hasta del francés y otras lenguas.

En lo personal, Virgilio Decán es también un modelo de superación. Originario del Estado Bolívar, estado minero ubicado al sur de Venezuela, nació en el seno de una familia humilde. Su madre, con raíces hindúes, fue una lavandera que trabajó duramente para obtener el sustento diario para su familia. Sin un padre conocido, desde muy joven Virgilio cultivó las artes y el deporte y supo que solo con estudios y formación iba a cambiar su destino. Sueños tuvo muchos en diferentes facetas, pues quiso ser cantante de boleros y también piloto de aviones. Jugó béisbol y ya a los 11 años mostró inquietud por describir eventos deportivos, y fue este último el camino que la vida le marcó en definitiva.

El mote de Aly Khan data de 1952. Era común en aquella época que cada persona que ingresaba a ese terreno tener uno. Así, se hablaba más de Mr. Chips, Miralejos o Don Fulgencio. Este último, Juan Francisco Rodríguez, fue quien le bautizó así. El príncipe Aly Khan era una figura célebre en el mundo y patriarca de una familia hindú que además regentaba los afamados colores -aún vigentes hoy- del Aga Khan. En los años ’50 viajó en varias ocasiones a Venezuela porque -entre otras cosas- desarrollaba el Haras Arenales, un proyecto de cría de purasangres que finalizó esa misma década del 50 con la caída de la dictadura del momento. Su origen indio y la vinculación hípica que se forjaba hizo muy natural el apodo y desde entonces Virgilio Cristian Decán fue Aly Khan, y muchas veces se le llamó también el “Príncipe de la narración hípica”.

Recientemente, el 13 de julio, celebró 89 de edad. Tiene ya años retirado de la narración. Le tocó hacerlo un poco forzadamente, cuando la política, la censura e intereses comerciales ocultos prohibieron las transmisiones de carreras de caballos en Venezuela por radio y televisión en 2004, cuando celebraba 54 años vinculados a la narración. En sus años mozos obtuvo el título como abogado en la prestigiosa Universidad Central de Venezuela. Produjo y moderó importantes programas a lo largo de su extensa trayectoria, haciendo de “Monitor Hípico” una cita obligada cada domingo para las familias venezolanas, seguidoras o no del hipismo, porque a través de él podían hacer el seguimiento a sus aciertos en el 5y6 que habían jugado en la mañana buscando un premio que cambiara sus vidas.

Dio a conocer su estilo más allá de las fronteras venezolanas. Desde la primera edición del Clásico del Caribe, en 1966, viajó a Puerto Rico para narrar el triunfo venezolano del caballo Victoreado. Y cada año siguiente lo hizo. En 1971, cuando el potro Cañonero -nacido en Estados Unidos pero con campaña en Venezuela- representó al país en la Triple Corona de ese país ganando el Kentucky Derby y el Preakness para coronarse campeón 3 años de esa temporada, estuvo presente en ese segundo paso y también en el Belmont, en el que lamentablemente el caballo no pudo cumplir por una lesión en uno de sus cascos, figurando cuarto. Y más tarde aventuró con viajes a Europa para llevar hasta Venezuela carreras como el Arco de Triunfo en Longchamp, Paris, contribuyendo a la formación de esa cultura hípica que distingue a la afición venezolana incluso en tiempos actuales.

Su esposa Ingrid, su gran compañera de vida, fue nuestra aliada para realizar algunas preguntas a Virgilio Decán, junto a uno de sus mejores discípulos, Héctor Alonzo Rivas, quien se mantiene como uno de los narradores oficiales en La Rinconada al día de hoy. Estas fueron las respuestas que nos dio:

¿Qué aporta un narrador al espectáculo de las carreras?

El narrador debe aportar en su transmisión la descripción clara e imparcial de la ubicación de todos los ejemplares, y lo que está aconteciendo metro a metro en el desarrollo de la carrera imprimiéndole entusiasmo y emoción para satisfacer las variadas expectativas tanto del público presente en el hipódromo como de quienes lo viven a través de los diferentes medios de comunicación.

¿Qué opina usted del hipismo sudamericano? ¿Qué necesitamos para crecer?

Opino que el hipismo sudamericano ha sido -y es- de singular importancia a nivel mundial. Desde la cría del purasangre con sus acertados cruces de pedigree; con el aprendizaje y superación de todo el personal que cuida a los ejemplares desde su nacimiento hasta llevarlos a la pista; conjuntamente con el atlético desarrollo de los jinetes que no solo han logrado triunfos en sus países, sino a nivel internacional. Para crecer, seguimos necesitando que no solo el público hípico nos apoye y nos estimule, sino también las autoridades regentes del espectáculo.

 

¿Recuerda a algún campeón de Sudamérica que merezca ser mencionado?

Referiré en primer lugar al zaino Manantial, porque lo vi ganar el Gran Premio Jockey Club en el año 1958 en Argentina. Ganador de la cuádruple corona argentina invicto, incluyendo por supuesto el Gran Premio Carlos Pellegrini. También, al caballo Telescópico, otro ganador de la cuádruple corona argentina, en 1978.

Y un caballo chileno que me dio mucha curiosidad. Es Cayumanque, porque este caballo siempre llegaba segundo, tercero, y no terminaba de consagrarse. Fue invitado a una carrera internacional en Argentina, el Gran Premio República Argentina (G1) y, para sorpresa de todos -en especial de los chilenos- lo terminó ganando.

A Manantial lo coloco en primer lugar porque lo viví directamente

2 comentarios en «Virgilio Decán, “Aly Khan”, un ícono de la narración hípica, será homenajeado con un clásico Grado 1 este domingo»

  1. nuestro aly khan es y sera el narrador de carreras n0 1 de todos los tiempos hasta que llegue otro y lo iguale o sea un fenomeno mejor que el,pienso que el que mas o menos describe una carrera en estos momentos es omar cayan ,del resto no veo personas que cunplan con la forma de describir una carrera de cabalos con el lexico y la clase del DR Decan ,para el todo el respeto profundo y que sepa que siempre estara en nuestros corazones como el number one de nuestra hipica de oro

  2. Da gusto leer sobre hipismo a Jaime Casas y más cuando se refiere a un personaje que creó un estilo único e inimitable como el Dr Virgilio Decan. Muy agradecido y dichoso poder leer a un hípico de corazón como Jaime Casas y más cuando la industria hípica nacional esta en decadencia.

    Aprovecho esta tribuna para conminar al autor del artículo, para que nos diga si existe la posibilidad de volver activar HIPICOMPUTO, que es un instrumento hipico esencial para quienes nos gusta analizar las carreras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *